Formas legales para teletrabajar desde España para una empresa extranjera

22 Jul 2022
Cristina Navas
Una opción cada vez más utilizada por los emigrantes para retornar

La pandemia trajo consigo el teletrabajo y muchos emigrantes han visto en este modelo la oportunidad de regresar a España de manera definitiva manteniendo su puesto de trabajo actual. Pese a que no exista una normativa que regule esta posibilidad, hay tres opciones para hacerlo posible, y te las contamos a continuación.

Antes de entrar en el detalle de cada modalidad debes saber que, al volver a España, establecer aquí tu residencia fiscal y trabajar, debes cumplir con la legislación española en materia laboral y fiscal. Aunque teletrabajes para una empresa extranjera, tienes que hacer frente a tus obligaciones ante la Administración española. 

Otra cuestión importante en relación al teletrabajo es que la normativa española indica que, para que una persona pueda teletrabajar de forma permanente, la empresa contratante debe tener un establecimiento permanente en España. ¿Por qué? Porque la empresa debe tributar en España por la actividad que realiza en el país, esto es tu trabajo, y debe pagar tus cotizaciones a la Seguridad Social española.

Esto último es un problema para muchas empresas que deben asumir un coste añadido al propio del traslado del trabajador para la gestión de su entidad en España. 

¿Cómo puedo teletrabajar para una empresa extranjera desde España?

La realidad muestra que, aun con todas las dificultades existentes, tanto empresas como empleados están aplicando este modelo. Para los trabajadores es una forma de regresar manteniendo su empleo, y para las empresas es la manera de retener personal.

Si quieres proponer a tu empresa teletrabajar desde España tienes que tener en cuenta que deberás negociar con ella las condiciones de tu nueva situación, incluyendo el modelo a implementar. Por eso te detallamos las tres opciones que se están llevando a cabo en la actualidad.

Opción 1. Trabajar por cuenta ajena para tu empresa a través de una sede en España

En ocasiones las empresas que están en el extranjero tienen una sede, filial o sucursal en España. Esto te permitiría seguir contratado para la empresa pero desde España, cumpliendo con la legislación existente. 

Pros: es la forma más sencilla porque no supone un gran cambio para empresa y trabajador. Esta opción no requiere de una nueva entidad, siendo menos costosa para la empresa.

Contras: se necesita que la empresa tenga presencia en España. Si la tiene, a veces el trabajado realizado en cada país es diferente aunque se trate de la misma empresa, funcionan de manera independiente y los equipos y objetivos son distintos. Esto hace que no siempre sea posible la contratación. En el caso de que sea posible, las condiciones pueden cambiar, ajustándose a las propias del equipo de España (retribución, horario, beneficios sociales, etc.).

Opción 2. Trabajar por cuenta ajena a través de una empresa intermediaria

Como decimos, no todas las empresas tienen sede en España o no siempre es posible la contratación por esta vía. En este punto surge una opción que está ganando cada vez más peso en el mercado laboral. 

Hablamos de las empresas intermediarias (conocidas en inglés como Employer of Record). Las empresas intermediarias permiten a las empresas contratar empleados en cualquier parte del mundo cumpliendo con la legislación de cada país y sin la necesidad de crear entidades en cada territorio.

Pros: es la solución más ágil para empresa y empleado. La empresa intermediaria no condiciona la relación laboral entre ambos (ni las condiciones laborales -salario, horario, etc.- ni las tareas u objetivos. Como intermediario, se dedica únicamente a eso, a ser el punto de unión legal entre empresa y empleado. Algunas de estas empresas además ofrecen un servicio de recolocación a los trabajadores. Esto es, que si llega el día en que tú empresa no desea contar contigo o tú quieres cambiar de empleo, puedes seguir trabajando a través de la empresa intermediaria.

Contras: lo más obvio es que hay un agente más entre la empresa y tú, aunque esto no tiene por qué ser algo malo. Además, estas empresas cobran una comisión por su gestión que deberá asumir tu empresa. Deberás tener esto en cuenta cuando negocies tus condiciones con tu empresa.

Actualización: Volvemos ha cerrado un acuerdo de colaboración con OysterHR, una de estas empresas intermediarias, en base al cual, las empresas que vengan referenciadas por nosotros, obtendrán 12 meses de servicio gratuito en el primer empleado que se contrate a través de ellos, es decir, no se les cobrará la comisión de contratación mensual durante los primeros 12 meses. Si quieres aprovecharte de esta colaboración tu empresa debe registrarse en Oyster a través de este enlace (es importante que sea a través de este enlace ya que de otra manera Oyster no aplicará el descuento). Si tienes dudas al respecto escríbenos aquí.

Opción 3. Trabajar por cuenta propia como autónomo

Última opción y la que más riesgos conlleva. En el caso de que ninguna de las anteriores sea posible, muchos trabajadores recurren a darse de alta como autónomos en España y facturar a su empresa en el extranjero. Aquí se debe tener en cuenta que lo que se establece con la empresa entonces es una relación mercantil y no laboral, y por tanto la negociación será diferente. 

Pros: es una solución rápida para muchas personas, que únicamente deben convencer a su empresa de que van a convertirse en trabajadores por cuenta propia. Además, te permitiría obtener ingresos de otras empresas por la prestación de tus servicios.

Contras: como trabajador renuncias a tus condiciones actuales (por ejemplo indemnización por despido, seguro privado, etc.), y los costes y obligaciones fiscales para ti aumentan (cuota de autónomo, declaraciones de impuestos, etc.). Pero sin duda la mayor desventaja de esta opción es que, si solo trabajas para una empresa, puedes incurrir en la figura de falso autónomo. En España, se considera falso autónomo al trabajador que factura más del 75% a la misma empresa. Esto puede tener consecuencias económicas para la empresa, que puede ser sancionada y obligada a contratar por cuenta ajena al trabajador.

Como ves, cada opción tiene ventajas y desventajas. Deberás ver en tu caso cuál es la mejor opción para ti y para tu empresa y, a partir de ese momento, proponer el modelo a tu empleador para negociarlo. 

En Volvemos ayudamos a volver a emigrantes teletrabajando colaborando con empresas intermediarias, que ofrecen mejores ventajas a las empresas con las que trabajamos. Si te planteas volver teletrabajando para tu empresa y quieres saber más sobre las empresas intermediarias, puedes contactar con nosotros completando el formulario que se muestra a continuación.

De igual modo, trabajamos en el diseño de una legislación europea que tenga en cuenta el teletrabajo a través del proyecto RemotEU.

Quiero volver a España teletrabajando para mi empresa actual

Incluye la información de la manera más detallada posible para que podamos ofrecerte el mejor servicio